domingo, 26 de julio de 2009

EN CUALQUIER MOMENTO Y EN CUALQUIER LUGAR


Estoy acabando de recoger la cocina. Oigo a mis hijos jugar en la piscina hinchable que hemos puesto en el patio. Se rien, conversan... parece increible que se lleven ocho años. Creo que el hecho de pasar tanto tiempo junto a ayuda a estrechar su amistad. Oigo a Sergi haciendo el tiburón... es un tiburón bebé y quiere mamar (Sergi aún mama). Elías le explica que los tiburones no maman porque no son mamíferos, después le ha explicado que algunos animales acuáticos como el delfín son mamíferos y que las aves tampoco maman ( aunque esto Sergi ya lo sabía). Ahora pasa a explicarle que algunos animales ponen huevos, como las serpeientes o los peces pero que algunas especies de peces y reptiles paren a sus crias como los mamíferos.... en fin, de repente la piscina se ha convertido en un aula improvisada y el hermano mayor en un excelente maestro. Os confieso que yo no lo hubiera explicado mejor. A todo esto, Sergi todo atento y respondiendo a las preguntas de su hermano....y yo en medio de un charco de baba... Esto me ha hecho pensar... a veces nos esforzamos en preparar actividades interesantes para nuestros hijos, y esto está muy bien... pero de repente en un momento mágico com este, sin haber preparado nada , simplemente aprovechando un momento de interés de tu hijo, o en una conversación o un juego entre hermanos....te ves la faena hecha .. ¿me entendéis?. Creo que los hermanos mayores son una bendición y nos facilitan mucho el terreno a los padres. Los peques los escuchan con atención y desean imitarlos en todo (aunque esto no siempre es bueno, jeje).


Quiero concluir con la idea de que todo momento y todo lugar pueden llegar a ser puntos claves en el aprendizaje de nuestros hijos.... y a menudo sin darnos cuenta.

3 comentarios:

Sandra y Javi dijo...

A mi también se me hubiera caído la baba. Esos son los mejores momentos de la vida, que bien poder y saber disfrutarlos. Un besazo.

VIVIANA O. dijo...

Lo que dices es verdad, el momento, lugar o personas que menos pensamos son una gran aprendizaje para nuestros niños.

Estherqp dijo...

Gracias, sé que me comprendéis. besos