martes, 9 de febrero de 2010

LA FÓRMULA "MOORE"


Hace tiempo que quiero hablaros de "los abuelos del homeschooling", como se conoce a Raymond y Dorothy Moore. Su conocida "fórmula Moore"me impresionó desde el momento que leí sobre ella y está muy presente en mi cabeza cuando me siento a hacer planes para la educación de mis hijos. Ellos concibieron la educación de los niños en tres áreas principales: el trabajo, el servicio y el estudio:

1) El estudio se lleva a cabo desde algunos minutos hasta varias horas al día, dependiendo del nivel de madurez del niño más que de su edad.

2) Trabajo físico en la misma medida que el estudio(ahí entra la colaboración en tareas del hogar, ayuda en un negocio familiar, en el huerto de la familia...)

3) Servicio en el hogar y/o en la comunidad, por alrededor de una hora.

Normalmente la gente asocia la educación como mera adquisición de conocimientos o desarrollo de destrezas, mientras que otras áreas de la formación de un niño quedan desiertas. Los Moore entendieron que se debía trabajar a todos los niveles, sin dejar de lado el trabajo y la solidaridad.

Yo estoy intentando aplicar esta fórmula con mis hijos.Lo del trabajo de momento lo estamos supliendo con colaboración en casa, y tengo un pequeño huerto en proyecto en que quisiera que se involucraran. Lo del servicio es más complicado, pero mi marido que es delegado de la ONG ADRA de mi zona, le propuso a Elías que le acompañase cuando hay reparto de alimentos en el local de ADRA y a todos nos pareció buena idea. Ha ido ya dos veces con su padre (una nos apuntamos también Sergi y yo) y no sabéis con que destreza prepara los lotes y además lo pasa bien porque hay muy buen ambiente y también colaboran otros chavales jóvenes.

Con Sergi nos gusta visitar a nuestros vecinos ancianitos y hacerles compañía, llevarles algún bizcocho o simplemente regalarles un poco de conversación y cariño. A Sergi le encanta y Elías también nos acompaña de vez en cuando.

Esta es la página de la fundación Moore, que creó para ayudara las familias que educaban en casa. La verdad es que yo lo he resumido bastante, así que aquí encontraréis más información.

http://www.moorefoundation.com/

Aquí explica la fórmula de la que os he hablado.

http://www.moorefoundation.com/article.php?id=5

7 comentarios:

♥ meninheira dijo...

Totalmente de acuerdo en todo! :) y a mi también me gusta mucho lo de dar palique a los vecinos viejitos :) y me llevo a la prole conmigo, a fin de cuentas el ejemplo es la mejor forma de aprender.

Un besiño Esther (el archivo que me mandaste no lo pude ver, buaaa)

Ipe dijo...

Totalmente de acuerdo Esther. Yo no los conocía, pero sin embrago es lo que hemos practicado.

Nuestros hijos llevaban un puesto de comercio justo... y el mayor, menos tímido, es monitor de ajedrez para los niños y niñas del pueblo.

Ahora esta en una etapa muy critica con nosotros, sin embrago tiene un gran espíritu de servicio... y a mi en realidad es lo que me importa.

Cariños inmensos,

Estherqp dijo...

Mi más sincera enhorabuena, eso es EDUCACIÓN, lo otro mera formación. Educar pesonas que sepan empatizar con las necesidades de los demás y que disfruten sirviendo es para mí lo que más vale. Muchos besos

NATALIA dijo...

Me ha gustado bastante, comparto las tareas, aunque el tiempo destinado a cada actividad, no,lo controlamos. Sin embargo echo en falta alusiones al juego y las actividades que elegimos simplemente por placer.
Por cierto Esther, Hechiceros desapareció, ahora estamos en HACIENDO CAMINO AL ANDAR(http://momentos-natalia.blogspot.com/)

BESOS

Estherqp dijo...

Bueno, en realidad todo el tiempo restante puede emplearse en eso ¿no? el juego es algo inherente en el niño y no debe nunca faltar!!!!
Ahora anoto la nueva dirección. besitos

educandoenlacasa dijo...

Gracias. Había leído algo sobre los Moore en una etnografía sobre homeschool, pero dado el tratamiento del libro, se hablaba casi nada de sus planteamientos educativos. Me interesa leer al respecto

Estherqp dijo...

Gracias por tu visita y encantada de conocerte. Pasa por aquí cuando quieras. Quizá hable más de los Moore en otra entrada. besos